El vocalista de Roma responde todas las preguntas de Nico Menéndez en una entrevista imperdible. Reflexiones profundas sobre el Trap y hasta confesiones de su abrupta salida de Infierno 18.

Entrevista a Sergin Munich (Roma)
Entrevista a Sergin Munich (Roma)
Roma se formó en el año 2012 en el Barrio de San Martín, provincia de Buenos Aires, Argentina. La banda tiene tres álbumes editados e infinidad de conciertos en vivo en su haber. Luego de cambios en su formación, queda conformada por: Sergio Munich en la voz (quien tuvo un paso fugaz por Infierno 18), Santiago Munich en guitarra, Leandro Coca en batería y Gonzalo Urich en bajo, dando como resultado una banda de rock 2.0 con energía joven, letras directas y canciones que prueban las distintas influencias del grupo.

-Han sacado un videoclip este mes que se llama «Somos Nosotros», contános un poco cuál es el mensaje de esta canción nueva.

-Esta canción lo que tiene importante, creo yo, es que es un adelanto del próximo disco que estamos preparando para sacar en breve. Ya habíamos adelantado otras dos canciones que fueron «El traidor» y «Carrusel» pero esta «Somos nosotros» decidimos dejarla como el último adelanto porque es la que más define por dónde va a venir este nuevo material. Tiene que ver un poco con volver a las raíces del sonido de Roma, esto que teníamos nosotros de fusionar géneros pesados como es el New Metal y el Punk Rock. Un poco volvimos a esta raíz y creo que también es importante esta canción porque tenía cosas para decir nuevamente.

Como decimos nosotros de alguna manera es como un metal burlón porque la letra, en este caso, tiene que ver con el momento que pasamos como banda en estos últimos dos o tres años en donde hubo un cambios importantes como fue el cambio de baterista, pasar a ser un cuarteto y afianzar al grupo en un momento tan complicado para el género de rock como es el de los últimos tres años antes de la cuarentena donde se puso de moda otro género nada que ver al rock que en este caso fue el Trap y ya venía del Reggaeton . Y pasamos como banda por momentos muy locos donde vimos que colegas, compañeros pasaron de tener más remedio de Nirvana y de Los Ramones a ponerse las gafas y las cadenas de oro. Cosas muy locas que nos descolocaron bastante, y si bien nosotros siempre repudiamos bastante esa actitud porque tiene que ver ya con una pose, no habla de que seas músico sino que buscas otra cosa, totalmente lo contrario.

Como que en esta canción nos desquitamos un poquito por ahí contra todo eso, y a la vez que creo que es lo que hace a la letra, toca dos temáticas porque viene un poco por ese lado y también por el lado de superación como grupo. Como logramos ante todos estos cambios, toda esta cosa y pasar de nuestra escena que estaba en un momento importante a que cambie a otro género, como nos pudimos mantener dentro de lo nuestro y hoy nueve años después seguir acá en la lucha como grupo.

Experimento fallido y nuevo disco de Roma

-Dijiste al principio que tenían pensado sacar un disco. ¿Tiene fecha estimativa?

-Lo venimos trabajando hace ya dos años. Terminamos de hacer el último disco de Roma y ya habíamos empezado a demear al toque. Lo que pasó fue muy raro porque el último disco de la banda fue una cosa bastante experimental, por así decirlo. Nos corrimos creo que 180 grados o más de lo que veníamos haciendo, de la de la esencia de la banda, por una cuestión de rebeldía se podría decir. Estábamos podridos, cansados de hacer lo de siempre, de canciones que por ahí eran naturales para nosotros y dijimos bueno a ver pongamos hacer otras cosas, cosas que nos gustan. Yo soy fanático también de los Stones y seguí toda mi vida a bandas como Viejas locas y Jóvenes Pordioseros que nada tiene que ver con lo que hacíamos. Entonces dijimos probemos también estás influencias, probemos otras cosas, canciones más sónicas, hicimos baladas hicimos canciones más introspectivas, un montón. Pero nos corrimos bastante de donde veníamos nosotros, y esto descolocó bastante al que conocía Roma un poco desde el comienzo.

Podemos decir que ese experimento fallido, por así decirlo, era una cosa necesitábamos hacer pero nos dimos cuenta que descolocamos bastante a los chicos que no seguían. En un punto no te voy a decir que no nos gustó hacer eso, porque a nosotros nos gusta hacer un disco que después podamos tocar en vivo y que la gente lo tome parte, que lo sienta fiesta y nos pasaba eso. Íbamos a tocar en vivo y tocábamos canciones de nuestros dos discos anteriores y la gente se ponía de fiesta y tocábamos canciones este disco por ahí los recibían mucho más tranquilos. Entonces dijimos volvamos un poco a la base de la banda y volvamos a estas canciones, que también nos gustan, nos representan, simplemente habíamos tenido un impass con él género se puede decir. Así que preparamos un disco que va a salir antes de fin de año, donde volvemos un poco la raíz de Roma y seguimos explorando distintos ritmos y estilos porque la banda siempre fue ecléctica, solamente que ahora mantuvimos bastante la esencia otra vez, que creo que fue lo que perdimos un poquito del disco pasado.

-Es cierto que un músico a medida que va creciendo va teniendo otras influencias, va explorando buscando otros sonidos y por ahí la gente, los fans, no entienden esto de que las bandas también pueden crecer y progresar. Decías recién que estaban buscando las raíces por lo menos en lo rítmico musical de los primeros dos discos. En cuanto a las letras…¿Qué quieren transmitir en este próximo disco?

-Creo que es importante lo que decis, porque ahí sí es donde siempre se mantuvo la banda. Yo creo que, por ejemplo, el disco pasado si bien lo escuchas y, comparado con los dos anteriores, se corrió un poco el género o el estilo rítmico, no pasó en las letras. Las letras siempre se mantuvieron, nosotros tenemos una manera de escribir o por lo menos a mí me gusta ser bastante directo con lo que digo, transmitir un mensaje lo más claro posible y no andar con muchas vueltas. Me gusta usar el lunfardo con la manera que yo hablo para ser lo más yo posible en realidad. Me gusta mucho eso cuando escucho un artista.

Antes no le prestaba atención a las letras, siempre de chico me gustó más la melodía que las letras, no le prestaba atención. Si hablabas de amor y por ahí el tema era re pesado no me interesaba, yo le daba bola a la melodía. Pero vas creciendo empezas a prestar atención al mensaje y tome siempre referencia a los artistas que más me gustan, como transmite más cuando realmente te das cuenta que está hablando como él, no se está poniendo en otra postura para bajar un mensaje y eso siempre me llamó la atención. Y es un poco lo que trato de reflejar en las letras de Roma, hablar de la manera que hablamos nosotros y ser lo más claro posible con el mensaje.

En el Trap están contando cosas que yo no les creo. Están hablando del change, cadena de oro, de los billetes y de las putas y yo no te la creo. Sos un guacho maleducado que no hiciste ni la mitad de las cosas que decís.

SERGIN MUNICH (ROMA)
-Dijiste que tenían varios colegas que se han cambiado de rumbo, han decidido usar cadenas de oro y lo que sea. ¿Qué pensas del Trap?

-Hay una cosa que es muy loca que con la banda siempre defendimos del día uno, siempre fuimos, usó la palabra ecléctico que no es ser camaleónico sino que el ecléctico busca por todos lados y mantiene como su raíz, y eso siempre lo tuvo Roma. Si vos escuchas el primer disco había canciones como «Qué pasa?» que era como una especie de hip hop que tenía un dubstep en el medio y tenía una parte hardcore con el cantante de Melian super gritados.

Nosotros siempre bancamos todos los estilos, todas las propuestas pero, a ver, que me pasa con el trap. Yo tengo algo que ya no pasa por ser punk o por otra cosa sino que pasa más por ser músico, por plantearme en la música. Me pasa que necesito escuchar a un artista o una banda y creerle, y en este caso tenés dentro del rock montón de artistas de plástico y los true.

LEÉ: Duki:»Mi seguridad nace de una inseguridad que siempre tuve»

Pero en el Trap lo que me pasa, y que se nota que está hecho por pibes más chicos, casualmente de menos de 18 o 20 años que están contando cosas que yo no les creo. Están hablando del change y de la cadena de oro, de los billetes y de las putas y yo no te la creo. Sos un guacho maleducado que no hiciste ni la mitad de las cosas que decís, no sos destroy ni un cuarto de lo que vendes, entonces ya partimos de esa base. No me voy a poner en esto del Autotune porque me parece una boludez, incluso nosotros lo usamos y lo han usado bandas desde los 90, eso lo dejo al margen.

Pero me pasa que no les creo y qué también tiene que ver con lo musical, que no haya también una banda también me hincha un poco las pelotas, ponele que lo puedo bancar porque es realmente una manera nueva de hacer música desde una computadora, y es más práctico, eso te lo puedo entender. Pero ya cuando se cruzan estas dos cosas, ya no tenes no tenés músicos y tenés un chabon que ni siquiera está cantando, está tirando palabras por tirar, porque es un poco lo que yo siento, no me está bajando un mensaje o esta armando una cosa sino que está tirando palabras entrelazadas sin tener un mensaje entonces a mí me parece detestable, me parece una po*#&@ de verdad.

Pero también quiero recalcar, que acá viene lo contradictorio, que yo primero antes de bardear el género me pasó de que quise escuchar primero los referentes de esto, ir a a lo que pasaba de verdad y encontré una gran diferencia porque empecé a escuchar los artistas americanos y claro hay una diferencia abismal. Me puse a ver las letras, me di cuenta que había un mensaje, que había una manera distinta de hacer canciones, tenían estribillos que parecía que estaban hechos con guitarras y ahí sí le creí al género. Después me pasó de escuchar Post Malone y otros más y hay una diferencia abismal, ahí sí se nota que hay una cabeza, que hay una producción, que hay música de por medio pero no pasó acá. Acá cortaron un salame y lo vendieron en una caja de un compact.

El Rock va a volver a salir a dar que hablar cuando tenga algo que decir otra vez.

SERGIN MUNICH (ROMA)
-Vamos al polo puesto. ¿Qué pensas de la situación actual del rock? No solamente nacional sino también internacional.

-Es tremendo, internacional y nacional, no salió un artista nunca más, siguen siendo los mismos dinosaurios de siempre. Que para que le volvamos a dar bola a una banda tiene que resurgir de una banda que ya venía de otra época, se quedó ahí. También tenemos la culpa los rockeros me parece de lo que pasa, porque el rock se volvió cada vez más light. El rock dejo de decir cosas, dejó de ser contestatario, dejó de ser la esencia, esto que hablábamos antes, mi banda Roma esto también lo perdió el rock. Se puso a para hacer canciones radiables y perdió lo que tenía, así que está pasando con un proceso de mierd@ para nosotros los que hacemos rock. Volvió a ser under como era al principio, volvió a tener que ser un género que no salga de los pubs y de los bares, y que va a volver a salir a dar que hablar cuando tenga algo que decir otra vez. Yo creo que ahí está el problema, no tiene nada que decir, se volvió light.

Estamos viendo a nuestros héroes y son ya tipos de 50 a 60 años, que no tiene nada que ver la edad pero a lo que voy es que no se renovó, no tenés pibes. Los que tendrían que estar haciendo, los jóvenes, ahora están haciendo otra cosa, cualquier cosa, con las cadenas de oro, contándote todas las boludeces pero aún así son más rockeros por ahí estos pibes que tienen estas boludeces para decir que los rockeros que salen ahora. Que se ponen a pensar en quiero ser profesional y quiero hacer canciones para la radio o sea, imagínate por dónde va el pensamiento.

Yo te digo así porque lo hablo con bandas más jóvenes de pibes, se preocupan por ser profesionales y por hacer canciones hits, y el rock no era eso, era totalmente lo contrario. Era protestar por las cosas, bajar los sentimientos de uno, hablar de la libertad, de otras cosas, por ejemplo lo que está pasando ahora, estaría buenísimo que salga una banda de rock y que te plante a Alberto y a todos, que les pongan los puntos a toda la situación actual y estaríamos todos con esa banda pero no sale por qué están en otra. Es como que se instaló a lo último de los 2000 una cosa en los rockeros que no va, esto de hacer una canción para que sea hit, para que suene en la radio, para salvarte la vida y así te quedas, no tenés nada que decir. Es mi postura, es lo que yo veo, puede estar recontra equivocada. pero yo lo veo un poco por ese lado, también tenemos la culpa los rockeros.

-Es una situación muy complicada para el rock and roll, igual me interesa también preguntarte qué música estás escuchando hoy en día.

-Volví un poco a la adolescencia, por esto que pasaba, que no encontraba bandas nuevas, o alguna nueva evolución rockera que me haya copado y volví un poco a la adolescencia. Estoy escuchando otra vez el punk melódico que escuchaba en los 2000. Me estoy matando con N.O.F.X., con No Use for a Name, New Found Glory y con todas las bandas que escuchaba cuando tenía 14 años, que las había dejado de escuchar. Cuando te dejé de tocar con Infierno y ya a lo último también, me había desapegado de esa música que tanto me influenció al principio para agarrar un instrumento y hacer música, las primeras composiciones trataba de ir por ese lado. Y casualmente este año me reencontré con este género que me encanta.

Me invitaron a sumarme a un bar que tiene una propuesta muy copada, el de los Attaque 77, y todos los fines de semana hace una fiesta llama Punk Rock Lunch. Es como un almuerzo rockero porque te estás almorzando en un bar super copado y de repente tenés un dj que está pasando todo música del palo. Me sumé a la propuesta y sin saber en realidad porque no sabía que me iba a pasar. Hacía un montón también que no escuchaba a muchas de estas bandas, otras que sí, Green Day, Blink 182 no dejé de escuchar en mi vida. Pero me reencontré con un montón de otras que había guardado en el cajón armando los playlists para ir a pasar música al bar me volví a encontrar con este género que es muy divertido.

El último disco que hicimos con Infierno 18 me pareció una porong@.

sergin munich (roma)
-Ahora que traes Infierno 18 a la conversación te quiero preguntar ¿Qué género para vos en ese momento de tu vida Infierno 18?

-Un montón de cosas, cosas lindas y cosas feas porque a lo último fue como son todas las rupturas, incluso con parejas, a lo último se pone todo muy tóxico. Pero estuvo bueno, el otro día me acordaba un montón de experiencias que tuvimos con Infierno que estuvieron re buenas, re copadas, lástima que todo terminó como terminó. Porque creo que si la banda hubiese seguido, se hubiese mantenido unida y con ganas de hacer cosas y hubiésemos hecho un montón de discos buenos y de cosas copadas, pero la mala onda entre el grupo se ya se traducía en la música.

Para mí el último disco que hicimos, que yo todavía era parte de la banda, que se llama No Hay Lugar Para Dudar, el disco me pareció una porong@. Incluso cuando estábamos grabando, yo ya me llevaba mal con ellos me acuerdo, ya con ellos ni hablaba pero con el manager Taranto si y se lo dije, esto no está bueno, no lo siento. Me acuerdo que había compuesto para ese disco cómo 10-15 canciones, una bocha. Me había puesto a componer, recién salía el Pro Tools para mí, que habíamos instalado en el home estudio de un amigo y me puse a componer, a hacer full canciones. No te voy a decir que las 15 estaban buenísimas, había tres o cuatro que me re gustaban, tenían la esencia para el disco y vos podes creer que ya había tanta mala onda en la banda, los dos músicos con lo que tocaba eran primos, así que lleve las 15 canciones y no quedó ni una, a ese nivel. Y más todavía tenía la bronca, ahí me fui, compuse tres canciones y entraron dos, porque lo hice como ellos querían que haga.

Pero a lo que voy, imaginate para que ya pase eso tiene que haber mucha mala onda. Y así fue los últimos dos años con los internos, venía todo re picante. Ya cuando no se hablan los músicos, se miran mal y pasan esas cosas las bandas se tiene que separar. En mi caso yo me tenía que ir, porque ellos eran familia imaginate, dos primos, que el manager era el padre de uno, que el tío también trabajaba, el que no era parte de la granja era yo. Y me costaba porque era mi laburo, si no yo me hubiese ido mucho antes pero ya cuando cuando también es tu trabajo como que lo tenes que pensar no dos veces sino tres o cuatro. Me fui porque ya no daba más, si no hubiese seguido, después me encontré con otra realidad.

Me fui, arme Roma, pero imaginate que no ganaba plata con Roma, de entrada nos costó muchísimo el tema así que me tuve que buscar otro laburo. Me acuerdo venía bastante mal acostumbrado, porque tuve la suerte de laburar de la música de los 17 hasta los 21 casi 22 años que estuve en Infierno. Y me fui de ahí y tuve que salir a hacer malabares para laburar, pero bueno fue parte y fue necesario. Yo creo que esos dos años de Infierno que todo estaba tan mal y que yo ya me la veía venir en cualquier momento me iba del grupo, fueron necesarios para darle el empuje y la energía y las ganas de hacer otra cosa que cuando me voy de Infierno ahí le puse una energía que realmente hoy pienso de donde la saqué.

Yo me fui de Infierno y a los cuatro meses ya salió Roma e hicimos un montón de cosas todo ese primer año y yo tenía una energía que creo que tuvo que ver con la ira. La ira es energía, lo dijo Johnny Rotten y doy fe que es así, porque yo tenía tanta bronca tanto peso guardado que lo canalice por ahí. El día que me fui de todo eso dije ahora voy a hacer esto, van a ver, voy a demostrar que yo no me quedo quieto. Eso me ayudó a que Roma quizás tenga las cosas más rápido por así decirlo, apuré los trámites como se dice.

Mirá la entrevista completa a Sergin Munich en Lick Show:

Periodista y batero de Elevate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *